domingo, noviembre 20, 2005

30 años no es nada...

Hoy hace 30 años de la muerte de Franco. Para los que estamos recién entrando en la cuarentena, es una fecha que no significa mucho; de hecho, yo he tenido que leerlo en el diario para recordarlo. Y si ahora pienso, no es que recuerde mucho de esas fechas: colas para ver al dictador muerto, las lágrimas de Arias Navarro al anunciar la muerte, los funerales...

Pero no quiero hablar de eso. Lo que quiero es recordar a los amigos que tenía por entonces, ver dónde nos ha llevado la vida. Yo debía estar en quinto año de EGB. ¿Qué habrá sido de Isidro, mi compañero de pupitre y el primer hombre que me robo a una mujer (luego ha habido tantos, que para qué guardar memoria de ellos; a muchas de ellas ni las recuerdo)? ¿Y dónde estará esa niña de la primera fila, por la que yo suspiraba, y que provoco el primer borrón en mi hasta entonces inmaculado expediente académico?

Han pasado 30 años y no soy capaz de acordarme de los nombres y las caras de mis compañeros, con los que jugaba al fútbol en el descampado (esos partidos memorables de cuarto contra quinto, 30 chavales y un balón), 30 años y los sueños de un niño se olvidan y se entierran en la rutina que todo lo come.

2 comentarios:

Rosi dijo...

Deduzco pues, que en treinta años más olvidarás el mío...: puñetera rutina!

Huelquén dijo...

En treinta años más todos calvos, y con la que está cayendo, me conformo con recordar los buenos momentos, que han sido muchos...